El verano está a la vuelta de la esquina, y el Servicio Nacional del Clima reporto que ayer fue la temperatura más alta en 113F en Death Valley, CA. Estos meses cálidos traen una mayor necesidad de alerta al transportar cargas refrigeradas. Temperaturas más altas respecto al clima, y el aumento de cargas delicadas de temporada como las cerezas, pueden ser fórmulas para desastre si los operadores no monitorean con mas frecuencia los aspectos de las cargas refrigeradas que transportan. A continuación, les presentamos 4 areas claves que los transportistas deben monitorear durante los meses de verano:

1. Temperatura ambiente y la temperatura del tráiler – durante el verano, hay estados donde la temperatura puede alcanzar los 120F. Esto aumenta la temperatura interna de cualquier cosa que esté cerrada, y se han escuchado los casos fatales causados por temperaturas extremas dentro de los automóviles en tiempo de calor. En general, los trailers pueden alcanzar una temperatura ambiente (temperatura dentro de un espacio cerrado) hasta 30F más arriba que la temperatura exterior la cual, utilizando el ejemplo anterior, podría llegar hasta 150F. Es fundamental que los equipos refrigerados se les de su mantenimiento adecuado y que operen de manera óptima para que puedan combatir estas temperaturas.

2. El pre-enfriado (o “pre-cool”) del termo (o “reefer”) – de acuerdo con la guía de Blue Book 2017 “Transportation Guideline”, el termo o reefer no son responsables por enfriar la temperatura interna del producto (mejor conocido como pulpa o “pulp temperature”). Las elevadas temperaturas de pulpa en el momento de la entrega no indican necesariamente un incumplimiento de contrato por parte del transportista, ya que estas altas lecturas pueden ser el resultado de que la bodega de origen no haya pre-enfriado el producto correctamente antes de cargarlo. Cuando el producto tiene un promedio alto de respiración (por ejemplo el brócoli), y se carga caliente, las temperaturas de pulpa pueden aumentar a pesar de que el transportista haya mantenido la temperatura correcta durante el traslado de la carga. Los empaques deben pre-enfriar el producto adecuadamente antes de la hora programada para asegurarse que el producto pueda ser cargado sin demoras innecesarias.

Si se requiere controlar la temperatura dentro del tráiler a cierto grado (lo cual sucede en todas las cargas refrigeradas), el operador debe pre-enfriar el tráiler antes de cargar. El procedimiento estándar es que la unidad se apague mientras cargan el producto.

3. Temperatura del producto – Antes y después de cargar y descargar, los operadores deben asegurarse de pulpear una que otra paleta del producto que se está cargando en el tráiler. Los transportistas deben anotar las temperaturas del producto en el Bill of Lading. De acuerdo a la guía de UWT “Loading Guidelines”, si la pulpa del producto es superior a la temperatura requerida del reefer, los conductores deben checar esta variación inmediatamente con la bodega y reportarlo inmediatamente al personal de UWT para que se le notifique al cliente. Y recuerde, si no le permiten acceso al muelle (o “dock”) al cargar y no le permiten pulpear, debe escribir en su Bill of lading “shipper load and count”. Estas medidas garantizaran que los conductores estén protegidos y que la responsabilidad de las temperaturas altas del producto caigan sobre la bodega. Esto es aún más critico ya que hay ciertos productos (como la sandía) que se empaca y envía justo saliendo del campo. La temperatura del producto antes de iniciar el transporte debe ser reportada, y lo mas importante, se tiene que avisar al cliente y a la bodega para que sean quienes decidan si autorizan que la carga se lleve así. Si no hacemos esto, la carga llegaría “caliente” a su destino, y no tendríamos recurso alguno para hacer un reclamo (o claim) con la bodega.

4. Punto de ajuste (o “set point”) – Todas las unidades refrigeradas (o “reefers”) tienen un “set point”. Este es el ajuste que el operador debe hacer manualmente para elegir a que temperatura debe correr la unidad, según lo requerido por el cliente o el BOL. Todas las cargas deben programarse a correr en modo “continuo”. Por ejemplo, si el punto de ajuste es 33F continuo, la temperatura reflejada en un download de un Smart Reefer se mostrara constantemente a 33F.

Es importante notar que en este modo “continuo”, el reefer tiene un ciclo fijo de descongelación o “defrost” (este ciclo es el proceso donde se elimina el hielo de las bobinas o “coils” para que la unidad siga operando correctamente). Los intervalos están predeterminados de fábrica cada 6 horas, pero la unidad puede tener hacer defrost automáticamente basándose en la temperatura de las bobinas (o “coils”). Este ciclo puede ser cambiado para compensar cuando hay producto que tiene mayor respiración de calor, cuando la temperatura ambiente es más alta, y cuando se abren las puertas. Por ejemplo, si es un día húmedo y el conductor está abriendo las puertas varias veces, puede que el sistema tenga que hacer más frecuentes intervalos del defrost. Aunque el reefer tenga estos ciclos en el modo continuo de operación, esto no cambia la temperatura del producto ya que la mayoría de reefers tienen una capacidad muy alta de calentamiento (capacidad de calentamiento es la cantidad de energía térmica necesaria para elevar la temperatura de la materia de una sustancia por un grado Celsius). La temperatura del aire del reefer se calentaria a un ritmo más rápido que la del producto. El tiempo de un ciclo de descongelación no es suficientemente significativo como para afectar la temperatura del producto.

Asegúrese en estar listo para combatir el calor durante el verano mientras lleva cargas refrigeradas. Manteniendo estas 4 cosas claves en mente le ayudara!

4 Cosas Que Los Transportistas de Cargas Refrigeradas Deben Monitorear Durante el Verano was last modified: by