Mantener su camión y su equipo en buen estado le permitirá a usted y a otros estar seguros en el camino. El mantenimiento también resultará en bajos costos generales de operación. Un estudio de 2014 realizado por ATRI (American Transportation Research Institute) marcó los costos de reparación y mantenimiento a 14.8 centavos por milla. Varios factores podrían afectar este costo, como la antigüedad del camión y del remolque, las configuraciones del vehículo y las tecnologías instaladas. La mejor manera de mantener los costos de reparación lo más bajo posible es realizar un mantenimiento de rutina en su camión y remolque.

Al comienzo de cada viaje, se debe realizar una lista básica diaria de mantenimiento preventivo. Incluyen el control de neumáticos, luces, intermitentes y luces intermitentes de emergencia para garantizar que todo funcione correctamente. También es clave prestar atención a las señales de advertencia básicas y ruidos inusuales.

¿Qué significa “mantenimiento de rutina” para un camión Diesel?

El mantenimiento preventivo regular es la mejor manera de reducir los costos operativos: las averías mecánicas repentinas a menudo son costosas y, en la mayoría de los casos, se pueden evitar mediante el mantenimiento rutinario de camiones y remolques. Realizar inspecciones periódicas de mantenimiento preventivo puede basarse en el tiempo o el kilometraje. Consulte el manual del vehículo para conocer las recomendaciones del fabricante sobre mantenimiento. Aquí hay una lista de verificación de las áreas a las que debe prestar atención para los camiones Diesel:

  • Neumáticos: examine regularmente cada neumático para asegurarse de que esté correctamente inflado y cumpla con los requisitos de DOT para la profundidad de la banda de rodadura. La presión de los neumáticos cambia cuando las temperaturas bajan, lo que reduce el consumo de combustible y crea un mayor riesgo de falla de los neumáticos a altas velocidades. Los neumáticos desinflados también pueden afectar la distribución del peso, lo que a su vez puede causar problemas con el armazón, la alineación, la tracción, la dirección y el freno.
  • Frenos: prueba para detener el rendimiento, el ajuste y el rendimiento del sistema de aire.
  • Sistema de dirección – Verifique el juego excesivo de la rueda, que indica el deterioro del sistema.
  • Batería: verifique la edad de su batería antes de que lleguen las estaciones frías y climas cálidos. Asegúrese de que la batería esté asegurada correctamente y que las conexiones estén apretadas, para evitar fallas de funcionamiento. En general, los conductores deben considerar reemplazar sus baterías si su vida ha excedido los 72 meses.
  • Espejos y luces: examínelos para asegurarse de que sean operables y limpios, y permita una visibilidad clara.

Recuerda … Es lo que en el interior también cuenta

El interior del remolque también requiere mantenimiento e inspección de rutina. Aquí está nuestra lista de verificación de áreas a las que debe prestar especial atención para los remolques:

  • Unidad de control de temperatura y dispositivos de control de temperatura: deben estar calibrados y ser precisos.
  • Rampas de suministro de aire de refrigeración: unidas correctamente y libres de rasgaduras, roturas o cualquier otro daño que pueda afectar la circulación del aire.
  • Aislamiento del remolque a través de paredes, techo, puertas y pisos: ¡el remolque debe ser hermético!
  • Surcos y drenajes del piso: deben estar libres de residuos, grietas y agujeros.

El mantenimiento preventivo de rutina ayuda a garantizar el éxito en las entregas y reduce la exposición de un transportista a reclamos y / o cargos adicionales. Por lo tanto, cuide su camión, remolque y a usted mismo, por dentro y por fuera.

La única lista de control de mantenimiento preventivo para Camiones Diesel was last modified: by